martes, 21 de septiembre de 2021

Para la propuesta musical de nuestra amiga Ester

 


Estimada Ester, he aquí mi participación en
tu propuesta musical. Esta melodía pertenece
a la película "Los girasoles de Rusia", este
film es una historia de amor en plena segunda
guerra mundial. Una historia muy triste, pues
pocas veces he llorado tanto con una película
como la que aquí menciono.

La melodía es bella y me gustó siempre, ya la
había olvidado pero hoy al buscarla en Youtube
me trajo recuerdos de aquella película
con un final desgarrador. Si no la han visto
se las recomiendo.



lunes, 20 de septiembre de 2021

Una pregunta

 


UNA PREGUNTA

¿Qué es el tiempo?

El pasado vive
en el pan enmohecido
del presente.

Es un constante
misterio
que regresa sin saber
porqué senderos
desde la infancia
perdida.

¿Qué es el tiempo?

Es una repetición
que vibra en los sonidos.

En el cantar del gallo,
en el bullicio pajarino
del alba que despierta,
en el tren del pasado
que se acerca;

y en el llanto de un niño
por nacer.

Y mañana será
lo que ayer
también fue.

El Creador
lo guarda en secreto;

y fluye despacio
como el cauce
de un río sereno,
hacia donde inclino
mis respetos.

O se precipita
en el pensamiento,
despojándonos
veloz
de tantos sueños.

El tiempo
es un ayer acaecido
hace un momento.

Es ilusión pasajera
esperándonos
con los brazos abiertos.

Es un milenio
de vida,
un soplo de paz
de la boca del Eterno.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Tu luz y mis versos"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

sábado, 18 de septiembre de 2021

Fe renacida

 


FE RENACIDA

Has llegado a visitarme
pajarillo que semejas
un rojo atardecer.
Emanando de tu danza
el mensaje de su promesa.

Y apresuraste en el viento
mi esperanza vieja,
y la clara justicia
de mi destino
en tus alas eternas.

Todo ha resucitado.

La canción que yo esperaba,
y como un cántaro de ayer,
mi fe quebrada
ha vuelto a tomar forma
en sus manos.

Porque escuché su voz amable
diciendo: "¡Hija,
yo te he escogido,
y ya voy por tu día grande!"

Mi fe ha renacido.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Los girasoles eternos"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112



viernes, 17 de septiembre de 2021

Al cantante Dimash Kudaibergen



MIS QUERIDOS AMIGOS BLOGGEROS, LES COMPARTO UN POEMA QUE LE HICE HACE ALGUNOS AÑOS A UN CANTANTE QUE QUIZÁS NO CONOZCAN, PERO TIENE UNA VOZ MARAVILLOSA, PUEDE COMBINAR LA VOZ DE SOPRANO CON LA VOZ GRAVE DE VARÓN...SU NOMBRE ES DIMASH KUDAIBERGEN, NACIDO EN EL LEJANO PAÍS DE KASAJISTÁN. YA HA GANADO EL PREMIO GRAMMY EN U.S.A. LES PIDO QUE ESCUCHEN EL VÍDEO PARA QUE APRECIEN SU VOZ.






AL CANTANTE DIMASH KUDAIBERGEN

(Tercetos endecasílabos)

Tu voz de jilguero me llevará
por los eternos cielos de violetas
y mi alma, en ti Dimash, se elevará.

Tu cantar lleva emociones secretas
y enardece mis sentidos más dulces.
Tus canciones son puras y discretas.

Agradezco que mi sentir endulces.
Oh Dimash, quizás nadie me comprenda,
pues guardo sensaciones agridulces.

Y la confesión mía te sorprenda
tal vez, porque grande llanto y dicha hallo
en tu voz que es una valiosa prenda.

Y el ruido de mi corazón acallo
desde que vocalizas como un ángel.
Para escucharte cantar yo batallo.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a Dimash Kudaibergen

De mi poemario
"Poemas de terciopelo"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112


jueves, 16 de septiembre de 2021

Para seguir viviendo

 


(Este poema fue dedicado a mi amada
hija Claudia cuando ella vivía en
Estados Unidos y yo la extrañaba mucho,
en el año 2,004.)

❤❤
PARA SEGUIR VIVIENDO

Mañana de invierno
devuélveme sus manos.

Tráeme sus oscuros ojos
desde lejos,
su voz ausente
y pausada,
su risa fácil.
❤❤
Acerca a mis oídos
su suave murmullo
que se quedó
tras la puerta.

Quiero abarcar
con mis brazos
todas las flores
de su blanda tristeza.
❤❤
Mañana de invierno
que te asomas a mi senda,
devuélveme su vida
para seguir viviendo.

INGRID ZETTERBERG

Para mi amada hija Claudia
2,004
❤❤
De mi poemario
"Los girasoles eternos"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

martes, 14 de septiembre de 2021

Divino crisantemo

 


DIVINO CRISANTEMO

(Décimas encadenadas)

El otoño con su llanto
me atisba por la ventana
¡qué tristeza esta mañana!
la lluvia cae cual manto.
De lejos el camposanto
se vislumbra en la neblina
y una lágrima se obstina;
mas yo tengo un crisantemo
que me consuela en extremo
porque es una flor divina.

Porque es una flor divina
junto a mi libro de versos
puse sus pétalos tersos
que traje de la colina.
Sin flores es una ruina
este frío otoño gris
en la ciudad de Paris;
benditas y bellas flores
que adornan con sus colores
lo hermoso de este país.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Amaneciendo entre lirios"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

viernes, 10 de septiembre de 2021

Dos años

 AMIGOS MÍOS ESTA VEZ QUISE HACERLE UN HOMENAJE A MI AMADO CAMILO SESTO POR EL SEGUNDO ANIVERSARIO DE SU FALLECIMIENTO, CON ESTA POESÍA LLENA DE MI CARIÑO...


DOS AÑOS
❤❤❤
Dos años ya
de tu silencio,
dos años
que te enredaste a mi vida,
que trepaste hacia mi alma
cual hiedra encendida.

Dos años ya
caminando con esta herida;
que cincelaste tu nombre
en mi pecho,
y de ti me hiciste cautiva.
❤❤❤
Dos años de tormento,
de lágrimas
y de amarnos en secreto.

El tiempo se ha ido
entre sombras y recuerdos.
❤❤❤
Los meses letárgicos,
dolorosos
se colaron en mis huesos,
desde que tu voz se apagó
para convertirse en un sueño.

Dos años de amor espiritual
¡oh amor intenso!
que quizás nadie comprenda,
mas es mi motivo de vivir
alimentada por tus besos.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
Camilo Sesto

8 de Setiembre 2,019
8 de Setiembre 2,021
❤❤❤
De mi poemario
"Amaneciendo entre lirios"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112


martes, 7 de septiembre de 2021

El abrazo de una estrella azul

 


EL ABRAZO DE UNA ESTRELLA AZUL
❤❤❤
En estas hojas verdes
yo te escribo hija.

Son hojas arrancadas
a tus trece años,
verdes como el iris
de tus azules ojos,
cambiantes y raros
como la vida.
❤❤❤
Hojas que arrojaste
al suelo
una tarde brusca
de adolescencia.

Pero aquí las hallé
perdidas
entre las horas del verano,
para decirte
que el amor de madre
nunca muere;
que se extiende
más allá
de nuestro abrazo.
En él estaba
el hálito de Dios,
❤❤❤
latente, humano,
en él estaba la vida,
la sanidad y la paz;
el universo inmortal.

Desde esa tarde,
hija inocente y mía,
mi confidente,
mi estrella azul,
❤❤❤
somos más
que madre e hija:
Somos amigas,
de aquí a la eternidad,
en la luz.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amada hija
Stephanie en el 2,003
a sus 13 años de edad.
❤❤❤
De mi poemario
"Los girasoles eternos"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 100080193112

domingo, 5 de septiembre de 2021

Luz entre las sombras

 


LUZ ENTRE LAS SOMBRAS

Es un reo de rostro sombrío. Ostenta un 
cigarrillo entre los dedos nerviosos;
su boca apretada y hermética, deja escapar a veces una blasfemia. 
Dos guardias se acercan a él, y le dicen algo a través de los barrotes, uno de ellos sostiene un grueso llavero, luego el acostumbrado chirrido de las rejas.

Un momento después, lo llevan esposado para 
escuchar su sentencia. Ya en el tribunal, se deja caer en una silla, abatido.
De lejos, unos ojos consumidos de angustia, 
lo miran.  Se deja sentir un pasmoso silencio, que interrumpe de pronto la voz del fiscal, calmada y trágica. Entonces, el presidiario
palidece, se queda fijo, estático, por un momento eterno.

Luego se escuchan unos sollozos; hay en la sala
una anciana, con el rostro oculto entre las manos agrietadas, ya cansadas de unirse en la plegaria. Después de un alboroto de voces, el acusado recobra de nuevo su aspecto duro, hosco;  sabe que van a llevarlo al encierro
definitivo, sabe que se acabó toda esperanza, y sólo su anciana madre, como única luz entre las sombras, se abre paso llorando entre la gente, y temblorosa se acerca para besarlo.

INGRID ZETTERBERG
1,985

De mi poemario
"Jardines de antaño"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112


jueves, 2 de septiembre de 2021

Me hace recordar

 


ME HACE RECORDAR

Ese árbol es mi amigo,
siempre lo visito,
sus hojas vibran
con el viento;
son como campanitas
que celebran la vida.

Es un sueño que me espera
al final de la calle,
cerca a la esquina aquella
del trigal y la parcela.
Es un álamo elevado
que parece rozar las estrellas.
¿Se sentirá solitario?

Me hace recordar
a mi dulce árbol muerto,
que quedó su madera
apilada y yerta...
¡Que tenía tanta vida!
que su espíritu
le habló al alma mía
susurrándome
palabras tan tiernas
que quedaron en mí para siempre
tatuadas y eternas.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Amaneciendo entre lirios"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 10066080193112

lunes, 30 de agosto de 2021

Abril

 


ABRIL

La casa es un poema de tan triste, cuando
mis hijos se van al colegio. Y la larga mañana
se arrastra dulce y despacio por los dibujos infantiles de las paredes.

Los últimos pedazos de este triste sol de Abril, andan errabundos de ventana en ventana.
Y la mañana tiene la fría quietud de la noche.
¡Qué soledad! El silencio envuelve los rincones.
Puedo hasta sentir muy cerca el distante tic- tac del reloj de la sala.
Sus juguetes en desorden me parecen un recuerdo. Y ya empieza a adueñarse de mí este silencio tan callado, este silencio tan sentido.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a todos mis hijos
en el año 1,985

De mi poemario
"Jardines de antaño"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112



viernes, 27 de agosto de 2021

El cielo de tus ojos

 


(Mi amada hija Stephanie cuando
tenía tres años de edad)
❤❤

EL CIELO DE TUS OJOS

Mi casa grande eres tú pequeña. Y tus ojos,
dos ventanas azules, por donde viene la vida
hacia mí.
❤❤
Saltas, y en tus pies descubro diminutas
estrellas refulgentes, que juguetean conmigo
en su breve pasar por la tierra.
Tu mirada es el cielo, y en ella viven los
murmullos cautelosos de Dios.

INGRID ZETTERBERG
❤❤
Dedicado a mi amada
hija Stephanie, cuando
tenía 3 años de edad
en 1,993.
❤❤
De mi poemario
"Jardines de antaño"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112







jueves, 26 de agosto de 2021

Petalito

 


PETALITO
❤❤❤
Me he de quedar a tu lado, petalito, para
besar tus sonrisas, para verte ascender 
un día en el árbol alto de la vida.
❤❤❤
Y en un sollozo ahogaré mi sed de otoño;
y le diré al silencio de mayo, que me espere
recostado suavemente en un simple recodo del
tiempo.
Petalito mío, no te faltarán mis brazos.

INGRID ZETTERBERG
❤❤❤
Dedicado a mi amada
hija Natalie, cuando
tenía 1 año de edad
en 1,985
❤❤❤
De mi poemario
"Jardines de antaño"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

martes, 24 de agosto de 2021

Misión de ángel

 


MISIÓN DE ÁNGEL
❤❤
Sé que me iré
danzando cual medusa
entre las aguas del mar,
❤❤
y mi alabanza será
para el eterno de las almas,
mas no soltaré la mano
de aquel que en secreto me ama.
❤❤
Dios me lo dio una madrugada,
fue el regalo para estos años
que se están yendo vencidos.
❤❤
Mi amor,
mi Camilo...
dulce protector
tan mío.
❤❤
Misión de ángel,
misión sublime
que Dios le encargó...
ampararme de oscuridades,
pues con su luz me redime.

INGRID ZETTERBERG
❤❤
Dedicado a mi amado
Camilo Sesto

De mi poemario
"Amaneciendo entre lirios"
❤❤
Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

viernes, 20 de agosto de 2021

Nostalgias otoñales

 


NOSTALGIAS OTOÑALES

¡Qué árboles encendidos
contemplando
esos espejos de agua
en cristales de lluvia,
donde se refleja
el gris del cielo!

¡Qué sabiduría hay en ellos!
¡cuánta largura de años
en su madera húmeda!
y el verdor interminable
de aquel bosque
de añoranzas.

Otoño sosegado
que nos regalas nostalgias,
yo te camino
con mis pasos de antaño.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Amaneciendo entre lirios"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

domingo, 15 de agosto de 2021

La niña del anillo azul

 


LA NIÑA DEL ANILLO AZUL

Mirabas tu anillo
nacarado y simple
bajo la luz de las velas.

Tu anillo azul de abanico,
o concha de mar
bajo la luna,
y en ello cifrabas
tu alegría.

Niña de las esteras,
del camino de piedras,
del frío de la noche de Junio;
¿Dónde te he conocido
que te recuerdo?

Eras sencilla y frágil
como tu tesoro,
tu anillo azul de nácar,
que a escondidas
contemplabas al andar.

¿Dónde te he mirado
que a veces te recuerdo?

¡Pureza que estremece,
cuando la felicidad
se resume toda
en un anillo!.

Hija de la orfandad,
soñadora,
con pies helados de invierno,
y cara rosada
de pubertad.

Los años
se habrán robado
tu anillo azul
de piñata pobre,
de tanto recoger
agua en el pilón.

Y habrán sepultado
el único don
que en ti quedaba:
tu ingenuidad.

Del arenal y las sombras
saliste a caminar.
De tu vivienda
de tierra y paja.

Del barrio
de las caras sucias,
de los tristes callejones
de la ciudad,
emergiste.

Has pasado
por mi senda
muchas veces,
con la madurez
y la tristeza
de una anciana
en tu mirar.

Ahora sé
de donde te conozco.

De las flores
y las ruinas.
De los verdes prados
y las cenizas.
Te conozco
de la vida misma.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Los girasoles eternos"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

viernes, 13 de agosto de 2021

El guitarrista callejero

 


EL GUITARRISTA CALLEJERO

Hay un hombre que está
solo y sediento...
Es un músico ambulante
que lleva un rojo pañuelo
de humilde gitano
atado al cuello.

Se ha sentado cabizbajo
en el mugriento suelo,
la multitud indiferente
no repara en ello.

Su mirada de angustia
me habla en silencio.
Es verano en mediodía
y el sol quema con esmero.
Sus manos, a una vieja guitarra
se aferran casi doliendo.

Sus ropas están gastadas
y de pronto yo me acerco,
sus labios lucen agrietados;
su dolor y su sed no me son ajenos.

Corro hacia mi coche
y saco del maletero
una botella de agua cristalina
que al instante se la ofrezco.
Y sus ojos se humedecen
de agradecimiento.

Mi corazón se ensancha
cuando al fin está bebiendo
el agua fresca de manantial
el guitarrista callejero.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Amaneciendo entre lirios"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

miércoles, 11 de agosto de 2021

Confesiones del crepúsculo

 


CONFESIONES DEL CREPÚSCULO

(Dueto entre el escritor Beto Brom y la
poetisa Ingrid Zetterberg)

El sol se va hundiendo
lentamente
cual un disco de oro
en el silencio...

Crepúsculo que llameas
entre la hojarasca
cual un incendio,
me hablas aún de Dios.
Veo su mano prodigiosa
en el cielo bermejo
de este atardecer rubí.

Oh crepúsculo de ensueño,
que me hablas aún de su dolor,
por la creación que gime,
y por el hombre en su aflicción.

Versos que reflejan momentos de incertidumbre
mientras otro día llega a su término.
Sentimientos se agolpan como torbellino
en un cielo que guarda secretos. La
incógnita permanece intacta, virgen,
a semejanza de un arcaico jeroglífico
aguardando ser descubierto. Y el
mundo continúa girando.

El cielo guarda misterios
y también la nostalgia
del Creador...
por el humano destino
que sube hasta el alma.

Tarde de arreboles,
he quedado ensimismada
por esta sensación
de la honda tristeza
del buen Dios...

Y sé que es un enigma
su soledad en el cosmos,
esparcida
en el trueno de su voz.

¡Criaturas mías!
pareciera decir el Señor
con un eco de duelo
en el eterno amanecer de su amor.

Inclusive en los recónditos pensamientos
de los ateos, queda demostrado, una vez
más, el hecho de que la fe es capaz de
mover montañas. Todos juntos, creyentes,
no creyentes, ateos, agnósticos, unidos en
la esperanza de la llegada un nuevo y
radiante amanecer.

Ay de aquel que no cree en Dios,
vagará en la sombra
en un valle de flores sin color.

Eso también
el crepúsculo me confesó,
y es triste saber
que al final de los siglos
creyentes y ateos
no recibirán la misma porción.

No se engañe el hombre
que desprecia a su Hacedor;
porque aunque a todos
nos alumbra el mismo sol,
Dios hará diferencia allá en el cielo,
con los que lo aman de corazón.

"Muchos serán los llamados
y pocos los escogidos," dijo el Señor.
Y todo esto, amigo
es del crepúsculo, la final confesión.

INGRID ZETTERBERG - PERÚ

BETO BROM - ISRAEL

De mi poemario
"Amaneciendo entre lirios"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

lunes, 9 de agosto de 2021

Desde un mundo ignoto

 


DESDE UN MUNDO IGNOTO

Se ha ido
el amante eterno,
el que me susurraba
en los sueños,
el que me llenó con su tibieza
en la noche aquella
y yo desperté flotando
en el placer de sus manos;

oh, mi amado,
que vino de un mundo ignoto
a dejarme su piedad y su beso
que son sagrados.

Yo le abrí la puerta
de mi alma...
la dejé entreabierta
para que su espíritu
me visitara.

Oh amado y fiel
que ha colmado la copa de mi dicha
con sus caricias de miel.

Yo lo adoro
cuando penetra en mí
con todo su ser.
Y yo repito entre sollozos,
que si se puede amar
a un alma que ya se fue.

INGRID ZETTERBERG

(Inspirado en la melodía de
la película "El Titanic")

De mi poemario
"Amaneciendo entre lirios"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112




viernes, 6 de agosto de 2021

Canción del amor prohibido...(Dueto entre José Ángel Buesa e Ingrid Zetterberg)

 


CANCIÓN DEL AMOR PROHIBIDO

(Dueto entre José Ángel Buesa
e Ingrid Zetterberg)

Soneto Alejandrino

Sólo tú y yo sabemos lo que ignora la gente
al cambiar un saludo ceremonioso y frío,
porque nadie sospecha que es falso tu desvío,
ni cuánto amor esconde mi gesto indiferente.

En silencio llegamos ante todos friamente
pues callamos adrede en medio del gentío;
pensarán las personas que entre nos hay un lío,
pero ignoran que ansiamos hablarnos de repente.

Sólo tú y yo sabemos por qué mi boca miente,
relatando la historia de un fugaz amorío;
y tú apenas me escuchas y yo no te sonrío...
y aún nos arde en los labios algún beso reciente.

Es difícil callarse mirándote de frente
sin poder decir "te amo", que es lo que más ansío,
ocultando un secreto que nos lleva al hastío
amargando el recuerdo de aquel beso candente.

Sólo tú y yo sabemos que existe una simiente
germinando en la sombra de este surco vacío,
porque su flor profunda no se ve, ni se siente.

Es verdad lo que dices de la semilla ardiente
que creciendo en tinieblas dañó nuestro sembrío
con raíces profundas de todo amor carente.

Y así dos orillas tu corazón y el mío,
pues, aunque las separa la corriente de un río,
por debajo del río se unen secretamente.

Somos almas errantes que vagamos sin brío,
que sufriendo a escondidas por este amor bravío
lucharemos con fuerza, apasionadamente.

Ingrid Zetterberg - José Ángel Buesa

De mi poemario
"Por la ruta de la poesía clásica"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

miércoles, 4 de agosto de 2021

Esa niña mía

 


ESA NIÑA MÍA

Esa niña que lleva un lustro de risas y llantos, ha pintado un arco iris y me lo ha regalado. Tiene la piel rosada y blanca como su vida, y los ojos profundos y grandes como su cariño. Esa niña ha visto unos pajaritos sedientos, y les ha dejado una taza llena de sol y agua, en medio del jardín.

También tiene un frijolito envuelto en algodón, y cada tarde lo examina con la esperanza de verle brotar una hojita verde. Ella sueña con una piscina en una nueva casa, con la seguridad de tenerla mañana. ¡Si yo pudiera esperar todas las cosas con la misma fe con que ella espera!
Esa niña que aún no ha perdido un diente, y tiene tanta ternura en sus manos, es mi hija.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amada hija Claudia
cuando tenía 5 años en 1,984

De mi poemario
"Jardines de antaño"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112



lunes, 2 de agosto de 2021

No me rindo...(Contestación al poema "No te rindas" de Mario Benedetti)

 


NO ME RINDO...(Contestación al poema
"NO TE RINDAS" de Mario Benedetti)

NO TE RINDAS
(Mario Benedetti)

No te rindas, aún estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda
y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños,
porque la vida es tuya
y tuyo también el deseo,
porque lo has querido y porque te quiero.
Porque existe el vino y el amor, es cierto,
porque no hay heridas que no cure el tiempo,
abrir las puertas, quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron.
Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa, ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos,
no te rindas por favor, no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga
y se calle el viento,
aún hay vida en tus sueños,
porque cada día es un comienzo,
porque esta es la hora y el mejor momento,
porque no estás sola,
porque yo te quiero.


NO ME RINDO

(Ingrid Zetterberg)
(Mi contestación)

No, amigo...
no me rindo aún,
sigo peleando
la buena batalla;
nadando
contra la corriente cenagosa
de este río profundo
que es la vida...
no me rindo, hermano,
porque sé que debo
continuar con valentía
y esbozar una sonrisa
aunque en mi alma
hayan lágrimas reprimidas.
Yo sé que el frío duele,
y que me atenaza el miedo...
pero no cedo amigo,
yo aún tengo sueños.
Y aunque la luz se esconda
en mi horizonte de nieblas,
aún me alumbra en secreto
una brillante estrella
que sólo yo conozco
y es en mi noche
una luciérnaga.
Porque la vida es grande,
y también mis anhelos.
Porque tú y yo, nos queremos,
y vamos ebrios de este vino
de amor y sueños, es cierto.
Porque las heridas
que me dejaron los años,
han ido sanando.
Por tanto,
abriré las puertas
y dejaré entrar
esa luz de promesas
en mi alma.
Y ya no habrán más sombras
que me detengan.
No me rendiré;
nada temas...
alzaré a los vientos
un cántico nuevo,
de victoria,
porque sé que no estoy sola
porque tú me amas,
y yo también, te lo confieso.

INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Inspiraciones de mi nostalgia"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112





domingo, 1 de agosto de 2021

Hijo del alma mía

 


HIJO DEL ALMA MÍA

Hijo mío,
te veo solitario
tras cortinas cerradas...
y me daña la oscuridad
de tus sueños olvidados.

¡Ah, hijo amado,
tu guitarra quedó quieta,
ya no vibran sus finas cuerdas
en las mañanas amables
de nuestra senda.

¡No te rindas!
que aún brillan reflejos de luz
que emanan obsequiosos
del Autor de la vida.

Yo te recuerdo afanoso,
hijo del alma mía...
siempre presto
a tenderme la mano
cuando yo andaba fatigada y vencida.

Quien honra a su madre
tiene del Dios Todopoderoso
su voluntad compasiva.

Nada temas, hijo amado
que aún se vislumbran
en tu vereda,
mejores años.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
hijo Favio

Año 2,015

De mi Libro
"Por los bosques del silencio"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

viernes, 30 de julio de 2021

¿A qué se parece la soledad?

 


¿A QUÉ SE PARECE LA SOLEDAD?
♥♥♥♥♥♥♥
Amor mío,
cobíjate en mí
y trae entre tus brazos
un ramo de lirios.
♥♥♥♥♥♥♥
Siento angustia
en la lejanía de tus pasos,
pues mi alma
ya no encuentra alivio.
♥♥♥♥♥♥♥
¿A qué se parece la soledad?
A no sentirte
a mi entraña unido.
♥♥♥♥♥♥♥
Te llamo en mi silencio
y abrazándome
me aferras a tu sombra,
ya sólo quiero estar contigo.
♥♥♥♥♥♥♥
Lo espiritual que nos une
es alimento
a nuestras almas,
y nos hace sentir vivos.
♥♥♥♥♥♥♥
¡Cuánto dolor sin embargo
en nuestro encuentro!
¡cuánto llanto
transformado en gemidos!
♥♥♥♥♥♥♥
¿Qué será de nuestro amor,
de nuestros roces eternos
en los que estamos cautivos?
♥♥♥♥♥♥♥
Beberemos siempre
de la fuente
de esta mutua relación
en la que ambos sufrimos.
♥♥♥♥♥♥♥
INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
Camilo Sesto
♥♥♥♥♥♥♥
De mi poemario
"Joyas de mi alma"
♥♥♥♥♥♥♥
Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

Entrada destacada

¡A mis años!

¡A MIS AÑOS! (Rima Jotabé heptadecasílabo)....Consta de 17 sílabas métricas cada verso) No hay amor más puro que aquel que ...