martes, 22 de junio de 2021

Eres...



ERES...
♥♥♥♥♥♥♥
En esta noche yo abrigo tu recuerdo.
Eres la luz que se enciende
en las tinieblas
de mi pensamiento.
y desechas el mal
que se había acuartelado
en mi corazón incierto.
Yo te venero
porque alcanzas con tu Verbo
los rincones más secretos
de esta magna soledad.
♥♥♥♥♥♥♥
En esta noche
yo me amparo
bajo tu sombra,
¡oh árbol inmenso!
♥♥♥♥♥♥♥
De Palabra y de Vida
son tus frutos
a la orilla del sendero.
♥♥♥♥♥♥♥
Eres la puerta escondida
que se abre en el misterio
para todo huérfano de pan,
para todo el que camina ciego.
♥♥♥♥♥♥♥
Eres el solitario
de las calles,
el que agoniza en la espera,
eres la voz en el desierto.
♥♥♥♥♥♥♥
Eres el comienzo y el final,
el brazo extendido
en la batalla,
el triunfo sobre el mal,
la esperanza para el ateo,
el agua viva
que mitiga la asfixiante sed
de la humanidad,
eres perdón para el blasfemo
y la esperanza encendida
por la eternidad.
♥♥♥♥♥♥♥
INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
Señor Jesús
♥♥♥♥♥♥♥
De mi Libro
"Por los bosques del silencio"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112


domingo, 20 de junio de 2021

Preguntas a mi padre

 


(Mi padre y yo en 1,952)

Nota: Hoy domingo 20 de Junio se celebra

el día del padre en Perú...


PREGUNTAS A MI PADRE

♥♥♥♥♥♥♥
Padre,

¿cuándo fue

la última vez

que me despidieron

tus ojos?

♥♥♥♥♥♥♥
Fue entre una esquina,

y un sol

de media tarde,

ahogándose.
♥♥♥♥♥♥♥

Tus tiernas miradas

amansaban las sombras

que reinaban

en mi alma.

♥♥♥♥♥♥♥
Si te pierdo padre,

¿dónde irá a parar

esta tristeza?

¿En qué oculto callejón

de quebradas losetas,

iré a llorar tu ausencia?

¿Ante qué cerradas

puertas?

♥♥♥♥♥♥♥
Es que tus pasos

se han dormido,

y tu abrazo

se detuvo en el inicio

de la nada.
♥♥♥♥♥♥♥

Padre,

¿quién desconectó

tu temprana risa

de mis antiguas

lágrimas?

♥♥♥♥♥♥♥
No lo sé.

Hoy sólo yacen

en los escombros

de mi pena,

los geranios rosados

de tu vieja maceta.

♥♥♥♥♥♥♥
Y al pie

de tu enlutada reja,

tus canciones silentes,

y tu relámpago de amor

en notas apagadas.

♥♥♥♥♥♥♥
Padre,

no te vayas,

aún nos queda

una ventana,

grande, iluminada.

♥♥♥♥♥♥♥
Aún tu voz

se acallará

como llanto de niño,

después de elevar

desde las fibras de tu ser

una tonada.
♥♥♥♥♥♥♥

Y para festejar

como siempre

tomaremos un café.

♥♥♥♥♥♥♥
INGRID ZETTERBERG


Dedicado a mi amado papá

en el año 2,009


De mi poemario

"Los girasoles eternos"

♥♥♥♥♥♥♥
Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112



sábado, 19 de junio de 2021

Carita sucia

 


CARITA SUCIA

Pequeño mío,
carita sucia de arrabal,
¿quién transformó tu inocencia
en hambre y oscuridad?

Dime niño de los escombros,
de las casas de tierra y paja,
¿quién despojó de ti la sonrisa
y puso ese peso en tus hombros?

Hace tiempo que te veo
cargando leña
por las calles del pueblo
encorvando tu espalda pequeña.

Niño frágil,
huérfano de madre y de pan
¿cuántos días ruines has pasado
sin abrigo ni hogar?

Invierno sin ilusiones...
pies helados de orfandad,
ropas raídas al viento
llevan tu cuerpecito en soledad.

Quizás en tu mano extendida
más que unas monedas
es amor lo que mendigas
pequeño del arrabal.


Me otorgaron el Primer puesto
en el foro poético "Mareas
del alma" por mi poema
"Carita sucia" en el año 2,015


INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"El azul de la vida"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112


jueves, 17 de junio de 2021

Con mis alas heridas

 

CON MIS ALAS HERIDAS


("Conversando con Dios a la sombra de la acacia")- Año 1,996 -

¿Porqué me retienes? ¿Porqué aprisionas en tus manos mis pobres alas heridas? Déjame volar; quiero escapar hacia mis anhelos. Me han herido, es verdad, me han hecho daño. Mis latidos se debilitaron; mis ojos se entristecieron, porque destrozaron mi nidito, en el que yo habitaba con mi compañero. Él se ha ido muy lejos, y nunca volvió a encontrar el camino de regreso.

Aunque vivo con mis polluelos, ya mi nido no es un hogar, es sólo una habitación, es sólo una vivienda de paja deshilachada. Me prometiste que lo atraparías a él, y que detendrías su alocado vuelo, para aprisionarlo conmigo entre tus manos. Pero no lo veo a él, ni escucho su dulce canto, en cambio hay cuervos malvados que chillan a mi alrededor, dándome picotazos que me lastiman. Quiero escapar hacia él, y buscarlo entre las débiles ramas, que surcan el inmenso bosque del mundo.

Quiero ir hacia él, tropezando con mis alas heridas, quiero buscarlo entre los árboles, y preguntarle si aún habrá tiempo, para formar otra vez un nido de amor e ilusiones.
Pero tengo miedo, porque mis alas están muy lastimadas y al tratar de alzar el vuelo, desde tus manos hacia su pecho, puedo caer dando tumbos, y llegar al fondo de un abismo oscuro.

INGRID ZETTERBERG

Año 1,996

De mi poemario
"Jardines de antaño"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

Después...

 



DESPUÉS...


Me preguntaban: ¿Cuándo vas a recoger tu lámpara que en el camino has olvidado? Y yo les contestaba: -"Después,
después, después..." Pero sus voces subían cada vez más alto, sacudiéndome la vida, el alma, los huesos.  Y me seguían preguntando: -"¿Cuándo vas a levantarte de entre la piedra y el polvo?" "Ya viene el día y el descanso, y el hundimiento de las sombras."

Entonces desperté, palpando con mis ojos y mi ser, el derrumbe de los hombres, y agitábase muy cerca el nacimiento de mil años. Cogí mi lámpara, y me eché a andar, y ya no hubo más después, porque ese "después" había llegado.


INGRID ZETTERBERG


De mi poemario

"Jardines de antaño"

Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112

martes, 15 de junio de 2021

El duende

 


EL DUENDE

Me encuentro caminando por una calle silenciosa y oscura. Voy abstraída en mis pensamientos, y de pronto escucho algo así como un silbido agudo y prolongado. A lo lejos hay un farol encendido, y siento que la curiosidad me atrae hacia aquella esquina, junto a la cual hay un frondoso árbol; al acercarme el ambiente se torna helado, (muy extraño por ser verano), esto me infunde temor; y de pronto alcanzo a vislumbrar una pequeña silueta que estaba escondida detrás del árbol.


Al principio creo que se trata de un niño, pero al instante descarto este pensamiento,...¡No!...me digo a mi misma, ¿un niño solo en la calle, y a estas altas horas de la noche? ¡Imposible! Al instante puedo ver su figura, está enteramente vestido de rojo, pero lo más impactante es su rostro avejentado y macabro.  Ensequida me doy cuenta que se trata de un duende, y me invade una oleada de pavor. Una voz interior me dice; ¡Aléjate y no lo toques! ¡es un demonio! ¡huye!
Entonces salgo velozmente, y cruzo un parque, pero mientras huyo, vuelvo la mirada hacia aquella espantosa criatura, y veo con sorpresa que de aquel árbol cae polvo dorado en abundancia, y ya el duende ha desaparecido.


Tiempo después me entero por medio de los vecinos, que ese parque era llamado: "El parque de los duendes", y que años antes habían sucedido en torno a esa esquina, cosas muy lúgubres; incluso en una ocasión encontraron allí el cadáver de una joven, que extrañamente tenía todo el cuerpo cubierto por un polvo dorado. Entonces comprendo que aquella noche la divina providencia me había librado de una muerte segura.


INGRID ZETTERBERG

Relato breve

De mi poemario
"Jardines de antaño"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112


lunes, 14 de junio de 2021

No quiero vivir sin tu vida

 


NO QUIERO VIVIR SIN TU VIDA
♥♥♥♥♥♥♥
Hija amada,
deja tu puerta entornada
para sentir tu fragancia
que quedó flotando
en el silencio.

Hay sólo una oscuridad
inmensa
en tu recámara
donde tu risa se esconde
por los rincones olvidados
que ya no palpan tus manos.
♥♥♥♥♥♥♥
Tu lamparita
es sólo un recuerdo apagado
en la noche más amarga
donde tu voz no me llama.

La ternura de tus alhajeros
pintados con arte y tesón
ahí yacen polvorientos,
y tu alcancía dibujada
con lo poco que quedaba
de tu alma de niña,
me desgarra el sentimiento.
♥♥♥♥♥♥♥
No quiero vivir
sin tu vida,
no quiero luchar más,
ni infundirme
fuerzas que no existen
en mis días más aciagos,
donde faltan tus pasos
y abunda tu ausencia.

Tu habitación en penumbras
emana tristeza.
Hay dolor
aún en las cortinas
que cubren tu ventana,
testigo de los años
celestes
de tu tierna juventud.
♥♥♥♥♥♥♥
Hija amada,
regresa de tus sueños
de grandeza,
que han alejado tus pasos
de la casa materna.
Regresa al amor de mamá,
que te espera
con la sonrisa desbordada
de esperanza y buenas nuevas.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amada hija Stephanie
cuando se fue un tiempo a vivir
lejos de mí.
♥♥♥♥♥♥♥
De mi poemario
"Por el valle de los aromas"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

domingo, 13 de junio de 2021

La mujer y la otra cara de la moneda

 


LA MUJER Y LA OTRA CARA
DE LA MONEDA
♥♥♥♥♥♥♥
Oh mujer, por valorar más
la euritmia de tu cuerpo,
centro de lujuria y de placer,
destruiste sin misericordia en tu vientre
a aquel pequeño ser,
que venía desde un cielo
bordado de estrellas,
a buscar tu palpitante pecho
y la tibieza de tu maternal amparo.

Como un ave mansa y humilde
al firmamento regresó
con gemidos indecibles
a quejarse a nuestro Dios,
que no tuvo tus caricias
y tu abrazo jamás lo cobijó.
♥♥♥♥♥♥♥
Oh mujer, nunca encontrarás consuelo
aunque arrepentida derrames
tu llanto por el sendero.
Y verás en los ojos y las risas
de otros niños,
al que anidaba en tus entrañas,
al cual le negaste tu cariño.

Nunca sabrás
el regalo que traía para ti
en el pequeño nido de sus manos,
ni sus bracitos se colgarán de tu cuello
llamándote con ternura: "Mamá".
♥♥♥♥♥♥♥
Fatalmente habrás de pensar
en aquella inocente criatura,
que bajaba desde el luminoso cielo
a llenar tu alma de dulces alegrías,
pero tú con crueldad cortaste
el celeste lazo
que lo unía al misterio de la vida.

Y cuando ya pasen los años
y te hayas dado cuenta
que la voluptuosidad de tu cuerpo
era puro engaño,
¡cuán grande será tu desdicha
al recordarlo!
pues habrán envejecido
tus pasos.
♥♥♥♥♥♥♥
Y cuando en tu senectud
con la espalda ya encorvada
vayas vagando en solitario,
oh mujer, dolorosamente te hará falta
el amor del hijo que despreciaste
y el apoyo protector de su brazo.

INGRID ZETTERBERG


De mi poemario
"Por el valle de los aromas"
♥♥♥♥♥♥♥
Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112


sábado, 12 de junio de 2021

¿Me criticas?

 


¿ME CRITICAS?
♥♥♥♥♥♥♥
¿Porqué me criticas tú,
azucena que perdió su fragancia,
caminante
cuyas huellas las borró el tiempo?

Ya se apagó tu voz
entre champagne y vino,
y rodó tu pluma
por el sendero del viento.
♥♥♥♥♥♥♥
Se acallaron los acordes
de la guitarra
que en tus noches azules
te iluminaban el alma.

Ya se acabaron los ecos
de tus versos loados
ente campanas.
♥♥♥♥♥♥♥
Y entre tus críticas
y desprecios
tu lira quedó colgada.

Silencio.


INGRID ZETTERBERG

De mi poemario
"Por el valle de los aromas"
♥♥♥♥♥♥♥
Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

Lo que somos

 


LO QUE SOMOS

Los poetas somos los luceros
de la tierra,
que vamos sembrando
nuestros apasionados versos
que como brasas queman,
o como blancos lirios
acarician una hora de tinieblas.

Los poetas vamos derramando
nuestras nostálgicas letras
que a veces hacen llorar
a las piedras,
y vamos por el mundo
sin gloria ni pena.
Los poetas somos los enviados
para obsequiar
pedazos de eternidad en cada boca,
y mendigar el refugio de un alma
que guarde nuestras estrofas.

Los poetas somos los cantores
que llevamos la alborada
a los más oscuros rincones;
y en silencio
vamos regalando música
donde antes habían dolores.
Somos los elegidos del sendero
para hacer soñar con nuestros versos
a aquel que está vacío de amores.

Somos los solitarios del destino,
que como aves blancas
conocemos el áureo camino
que conduce hacia la aurora.

INGRID ZETTERBERG

De mi Libro
"Por los bosques del silencio"
Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

viernes, 11 de junio de 2021

Dolor de Dios

 


DOLOR DE DIOS

Burrito blanco
con tus orejas gachas
vas atado a una carreta;
y hoy te vi
con tu mirada taciturna
de soledades.

Tienes los ojitos
más hondos y callados
que pasean el empedrado
de tus aldeanas tardes.

Te han herido...

El látigo de tu verdugo
ha dejado huellas de sangre
entre el pelaje que cubre
tu cuerpo enjuto
y mal alimentado.

Burrito mío,
grisáceo y mustio
como esos lirios cansados
que van perdiendo
el esplendor de su blancura.

Hoy te vi al pasar.

Iba la alargada sombra
de tu silueta
reflejando duelo
entre las piedras,
bajo este raro sol
de invierno.

Ni un quejido brotó
de tu tristeza,
pero en tu sola mirada
iba todo el dolor del cielo.


INGRID ZETTERBERG

De mi Libro
"Por los bosques del silencio"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112


jueves, 10 de junio de 2021

A Desirée...(In memorian)

 


A DESIRÉE

(In memorian)
¡Qué frío!,
cómo se congela
la esperanza
cuando ya la oscuridad
desplegó su manto
sobre el vacío de tu alma
en aquella madrugada.

¡Cómo se paraliza
el viento!
y las flores palidecen
ante tu nefasta ausencia.

¿A dónde vas presurosa?
¿Qué mansiones blancas
te han visto pasar
con todo ese luto
que llevas a rastras?
¿Porqué rompiste
el invisible lazo
que te unía
a ese hermoso sueño azul?

¿Dónde estás ahora
que evoco tu llanto?,
¿entre qué nieblas
se avistan tus pasos lejanos?

Ya para siempre
te has escondido
en el jardín de la nostalgia
y cae la lluvia
sobre las flores blancas
de la tumba ignorada.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a una joven
que se suicidó
De mi Libro
"Por los bosques del silencio"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

martes, 8 de junio de 2021

Compañero de juegos

 



COMPAÑERO DE JUEGOS


Julio, amigo, hermano, hoy estás en el ayer, con tu caja de cartón, repleta de juguetes; y ese beso tuyo sumiso, que impregnó mis cabellos con tu inocencia.
Bajo la tibieza del patio que nos vio crecer, y las paredes que despintó el tiempo, te he visto en mis visiones de otoño.

Llevabas mameluco rojo, botas cortas, y un terco penacho sobre la frente. Y jugabas conmigo entre tus trompos, canicas de colores y mis muñecas. Nuestros carnavales mezclados con nuestras risas, regresan a mí. Tus palomilladas, roturas de cabeza entre lágrimas, y mis rodillas raspadas, se desvanecen como los charcos bajo el sol de nuestra infancia.

Sólo me queda una vieja ventana, y mi rostro de niña angustiada, tras tus pisadas, que no regresaron del colegio una tarde. Oscureció luego, y a mi alma apretujada regresó la vida, cuando decidiste devolverle a nuestra larga escalera, tus pasos. Desde entonces supe que te quería, compañero, hermano, que solías leer conmigo historias y cuentos, y reir, reir... hasta ahogarnos.

Julio, tu nombre se desliza suave, desde mi corazón, y fluye solitario entre mis páginas, como un llanto.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi primo Julio,
compañero de mi infancia.

De mi poemario
"Jardines de antaño"

Derechos reservados
Safe Creative Cta.1006080193112




lunes, 7 de junio de 2021

Nadie como tú

 




NADIE COMO TÚ

¿Dónde estás mi pequeño niño
que arrullarte quisiera
y hacerte dormir
en mi regazo silencioso?

Deslizar mis besos
sobre tu frente de alabastro
mientras los ángeles
entonan un triste canto,
bajo el árbol de cerezos.
¿Dónde estás amado hermano?
Joya arrancada al viento,
consolación que viaja desde tu voz
hasta mis brazos.
Eres tú mi medicina
cuando el llanto se hace amargo.

Nadie como tú
para acariciar mis miedos,
para prepararme refugio
entre los pliegues de tu cuello.
Y de pronto la sanidad
en mi alma descansa,
porque tú y yo somos uno, mi niño,
de aquí hasta la esperanza
de nuestro albo encuentro
en la eternidad.


INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado
Camilo Sesto

De mi poemario
"Joyas de mi alma"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112


domingo, 6 de junio de 2021

El milagro

 


EL MILAGRO


Como luciérnagas
vienen a iluminar mi noche.

En tropel como gigantes,
como luceros
del antiguo Belén.

Cual luchadoras invencibles
de un batallón armado;
vienen creciendo desde lejos,
se hacen grandes y numerosas,
destilando óleo fragante.


Poderosas como un ejército
invaden de pronto las palabras
mi desierto.

Y yo me entrego,
me rindo y me sumerjo
en ese torrente apacible,
que me cubre
de aguas y aromas.

INGRID ZETTERBERG

Dedicado a la poesía

De mi poemario
"La poesía es música"


Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

sábado, 5 de junio de 2021

Siénteme

 


SIÉNTEME
Hombre,
que has llegado a mí
redoblando
tus pasos atrevidos.

Que me has buscado
desde mi temprana piel,
poniendo en mi aliento
goces nunca recordados.

Quiero
con las yemas
de mis dedos,
palpar lo hondo
de tu ser vivo;
de tu placer escondido
y ermitaño.
Anda, mírame...
una vez más.

Con tus manos temerosas
pule este momento,
que desde mis recónditos
huesos
hasta mis latidos,
he sido habitada
por tu alma.

Háblame
con tu voz de acero
y recorre mis ansias;

que yo
le estoy susurrando
a tu perfil
sereno y distante:
¡Piensa en mí!
INGRID ZETTERBERG

Año 1,976

De mi poemario
"El canto de la tórtola"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

viernes, 4 de junio de 2021

Cosas

 


COSAS



Hoy regreso de ti
hacia otras cosas.
Regreso
de tu ser íntimo,
propiedad de mi vida.

De tus lágrimas,
de tu voz
que me cuida,
del amor
de tus manos.

Hacia otras cosas
regreso;
que no contienen
tu risa
que me sana.
Abismos de la noche,
carreteras de angustia,
bocas extrañas
llenas de palabras,
cosas ajenas a mi alma.

Hoy regreso de tu vida
hacia cosas inanimadas;
exentas de esperanza,
pues no hablan de ti.

Regreso
hacia los días
sin sentido,
hacia la soledad
de mis pasos.
Y te espero,
yo siempre te espero.

Desde tu rincón
al mío,
existe un sendero
amansado por la luz.

En él he visto hoy
tus huellas,
detrás de mis pisadas.

INGRID ZETTERBERG

Año 2,000

De mi poemario
"El canto de la tórtola"
Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

miércoles, 2 de junio de 2021

La Palabra

 


LA PALABRA


Estuvo oculta
en cántaros sellados,
en oscuras cuevas
milenarias.

Tiene poder,
tiene forma,
tiene substancia.

Meta de triunfo
como cima
de montaña,
como esperanza
en la derrota
para las almas.

Y tiene miel.
De la roca sobrenatural
e inmutable,
salió a dar de beber
a los pobres,
a los hambrientos
de vida.

A los espirituales.

Como llamarada
de fuego
en la distancia,
va adelante
disipándonos
las sombras.
Y no se consume;
llamea victoriosa
entre la muchedumbre.

Te habla y te responde,
te mece blandamente,
y te lastima a veces.

Seduce con su luz,
y en su guianza
te restablece,
y te dice serenamente:
Ven...

INGRID ZETTERBERG
De mi poemario
"Tu luz y mis versos"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

lunes, 31 de mayo de 2021

Ingenuidad perdida

 


INGENUIDAD PERDIDA

La inocencia
fue violentada,
y nunca más
coronará
nuestras cabezas.

En su lugar
crecieron
raíces amargas
por dentro.

Amanecemos
arrastrando esta vida
entre pisoteadas flores
que se marchitaron.

Hemos perdido
la ingenuidad.

El hambre,
como enemigo silencioso,
fue creciendo
en muchas bocas.

Creímos,
pero todo fue cubierto
por las espaldas
de los que maman
leche y miel.

Y nuestros ojos
castigados,
rastrean en vano
una moneda
que no existe más.

INGRID ZETTERBERG




De mi poemario
"Tu luz y mis versos"

Derechos reservados
Safe Creative Cta. 1006080193112

(Amigos estimados, he colocado
estas fotos porque estoy en contra
del comunismo, marxismo y leninismo.
Algo espantoso que está por
instalarse en mi patria: Perú...
Algo que sólo trae miseria
a los pueblos)

Entrada destacada

¡A mis años!

¡A MIS AÑOS! (Rima Jotabé heptadecasílabo)....Consta de 17 sílabas métricas cada verso) No hay amor más puro que aquel que ...